Eso es lo que lo vivimos los presentes el pasado viernes en el polideportivo de Layos. Vayamos por partes…

Gabi marcando gol a pase de Rapún

Gabi marcando gol a pase de Rapún

El Alevín jugaba con Nambroca en un partido en el que nos jugábamos lavar la mala imagen ofrecida la pasada jornada. Con varias bajas en el equipo, incluida la de Alo, al que desamos una pronta recupareción de su “pata”. El equipo estuvo a la altura y nos ofreció un partido repleto de buen juego, de buenísima circulación de balón, de rotaciones contínuas que desembocaron en goles y una victoria cómoda. Resultado final de 10-1 con goles de Álex Rapún, Jorge, Ángel, Fran y Gabi.

Disparo de Jorge

Disparo de Jorge

Quien no pudo marcar fue Saúl, que en una jugada desafortunada se torció el tobillo y no pudo seguir jugando ni ver el partido de sus compañeros. Nos consta que ya estará listo para los entrenamientos de esta semana. Nos alegra recuperar el tono. Ahora toca no bajar el listón en la próxima jornada y preparar los torneos de final de temporada.

Falta de Asperilla

Falta de Asperilla

Emocionante, disputado, intenso y hasta taquicárdico podíamos definir el partido que disputó el Infantil. Sabedores que tan sólo les valía la victoria, nuestro rival, Maristas “A” nos planteó un partido pleno de presión y fortaleza física, con contínuas cargas y faltas. Comenzamos mal el partido, sobrepasados por esa inusitada intensidad del contrario. Poco a poco fuimos tomándole el pulso al partido. Hasta ese momento Diego en portería nos salvó de tener que lamentar algún gol en contra.

Control de Carlos

Control de Carlos

El “comandante” Asperilla se fue centrando y sacando el balón con solvencia al pívot, buscando a David Casado y Dani, que de espaldas nos dieron desahogo para sobrepasar la presión rival. Carlos, Alberto y Mario ayudaban en salida de balón y aportaban en defensa la contundencia que requería el encuentro. Iñaki tiraba de polivalencia y Jaime de su zurda de tremenda calidad para sacar el balón conducido. El partido tenía pocas ocasiones. Todos los allí presentes sabíamos que el que marcara se llevaba el partido. Javi en la segunda parte sacó dos manos salvadoras que hicieron que diéramos por bueno el empate a cero final.

A pesar del gran partido realizado no podemos caer en la autocomplacencia y debemos pensar ya en la última y decisiva jornada de la semana próxima ante Moprisala “B”. Si ganamos seremos campeones de liga y habremos conseguido algo impensable a principio de temporada.

Estaremos a la altura y os lo contaremos…