Sabíamos que iba a ser una jornada importante para el Infantil. En nuestra visita a Maristas, nos esperaba el líder de la competición, un equipo que contaba todos sus partidos por victorias. Si queríamos seguir aspirando a estar en la zona alta de la clasificación se hacían imprescindibles los tres puntos.

Antes del partido, en el vestuario, se habló muy claro del partido que debíamos hacer. Pleno de intensidad defensiva, cerrando espacios y evitando los tiros exteriores del rival. En ataque deberíamos aprovechar las ocasiones que tuviéramos. Y todos los integrantes del equipo debían dar lo máximo de ellos. En definitiva tendríamos que hacer un partido perfecto para poder ganar.

Defendiendo una banda

La defensa fue fundamental para la victoria del Infantil

En los primeros compases del encuentro el equipo tardó en asentarse en la pista. Diego en portería nos salvó despejando dos tiros exteriores que se colaban inevitablemente en nuestra meta. Solventados los primeras dificultades el equipo se comenzó a sentir a gusto en la pista. Empezamos a apretar en defensa y a triangular en ataque. Fruto de ello en el minuto seis David Casado bate por bajo al portero rival tras una gran combinación con Rodrigo y Mario. Conseguíamos dar el primer golpe. Poco nos duró la alegría, puesto que al minuto el contrario nos empata con una gran jugada.

No desistimos y seguimos con el plan previsto. Poco antes del descanso Asperilla roba un balón en medio campo y tras una conducción corta dispara desde quince metros y vuelve a adelantarnos.

Disparo de Alberto

Disparo de Alberto tras una contra

En el descanso recobramos fuerzas y refrescamos ideas. Teníamos que jugar largo, profundo e intentar pillar las espaldas del rival. Y por supuesto seguir defendiendo de manera solidaria. Se sucedían los cambios en el banquillo y todos aportábamos. Víctor, Dani, Jaime, Alberto y Carlos cumplían su papel extraordinariamente. Maristas subió líneas y Javi desde la portería se veía obligado a jugar directo con nuestros pívots. Dos paradas suyas nos mantuvieron vivos.

Era momento de sufrir y vaya si lo supimos hacer. A falta de ocho minutos para el final Iñaki recoge un rechace en el borde del área y la cruza con serenidad y calidad al palo largo del portero. La grada veía cada vez más cerca la consecución del reto. En los últimos minutos tocó defender el portero-jugador con la misma concentración y garra que lo hicimos durante todo el partido.

Con el pitido final era una realidad nuestro liderato en solitario. Después de más de cinco meses de entrenamientos se empiezan a ver los resultados de tanto trabajo. No debemos caer en la autoconfianza. Queda muchísimo camino por andar si queremos seguir lideres.

En el otro partido de la jornada el Alevín solventó su cuarto partido consecutivo con victoria. El rival iba a ser duro y correoso. Si la semana pasada vimos el debut de Fran, este fin de semana en Nambroca vimos el debut en portería de Antonio, un jugador benjamín con gran experiencia y futuro.

Defensa durante el partido

Paul, Saúl, Fran y Ángel en situación defensiva

El equipo tardó en coger confianza durante los primeros minutos, lo que hizo que no consiguiéramos los primeros goles hasta mediada la primera mitad. Ya en la segunda comenzamos a desplegar un mejor juego que nos llevó a sentenciar el encuentro con un 0-6 final que nos permite seguir mirando con optimismo a la parte alta de la tabla. Álex Rapún volvió a sacar a relucir su capacidad goleadora y anotó otros cuatro tantos, que seguramente le hacen ser el máximo goleador de nuestra liga. Completaron el tanteador Ángel y Jorge, en dos jugadas de gran calidad. Partido serio de David en portería y de Paul en banda, con Sául distribuyendo el juego como es costumbre en él. ¡Enhorabuena a todos por la gran jornada!